Fact Check: Argentina

Hace876 días, 19 horas, 43 minutos

SINCE RUFO EXPIRED

Receive email alerts

El jefe del Gabinete, Jorge Capitanich vilifica a los sindicatos

Esta mañana, el Jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, hizo un intento desesperado de detener el paro nacional de 24 horas a realizarse el jueves, 28 de agosto.

En un burdo intento de aplastar la protesta y salvar las apariencias para el gobierno, Capitanich declaró que todos los sindicatos que participan en el paro son “financiados y bancados por los fondos buitre”. Vealo en este link.

El paro, organizado por el dirigente gremial y jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, tiene como objetivo la eliminación del impuesto a las gananciasy exigir al Gobierno que tome las medidas necesarias para parar los despidos, las suspensiones, los cierres de establecimientos y la inflación. Estos reclamos parecen ser acordes a la realidad, puesto que los economistas señalan que la inflación sobrepasará el 30% en el 2014.

No es de sorprender que los gremios que participan de las preparaciones para el paro del jueves se hayan mostrado ofendidos por estas “gansadas” sin fundamento pronunciadas por Capitanich.

La reacción de Luis Barrionuevo, del gremio de los gastronómicos, no se hizo esperar:

Es un pelotudo caro. Este es un asalariado caro que sale todas las mañanas como el pajarito de Carlos Paz. Qué estupideces puede decir”.

Pero Capitanich no se detuvo ahí con sus teorías conspirativas sobre las alianzas entre los sindicalistas argentinos y los acreedores “holdout”.  Afirmó que los medios también han publicado información “manipulada” en relación al índice de precios y al nivel de empleo para “inducir a un proceso de devaluación para que los bancos obtengan grandes ganancias a costa de todos los argentinos”. Hablando de cifras manipuladas ¿no se acerca la próxima instancia de evaluación del FMI para que Argentina implemente un índice de precios preciso?

El próximo paro nacional es un ejemplo más entre muchos temas de índole interno que el Gobierno ha intentado atribuir a sus más de 61,000 tenedores de bonos quienes nunca cobraron un centavo. Los líderes de Argentina siguen culpando a los demás por los problemas que ellos mismo crean. Su elección de entrar en default fue una decisión nefasta para el país.

Pero todavía no es demasiado tarde para que los líderes de Argentina se sienten en la mesa y negocien de buena fe. Hasta entonces, individuos como Jorge Capitanich están arriesgando la economía y el pueblo argentino con declaraciones alocadas como las de hoy.